Logo Colon irritable

Mujer enferma de colon irritable

Colon irritable: Síntomas, causas, tratamiento y dieta

¿Qué es el colon irritable?

 

El colon irritable, también conocido como Síndrome del intestino irritable (SII), es un trastorno digestivo crónico que se caracteriza por la presencia de dolor o molestias abdominales, alteraciones en el ritmo intestinal (diarrea, estreñimiento o ambas), distensión abdominal (hinchazón) y gases. Las personas afectadas pueden presentar uno o varios de estos síntomas del intestino inflamado.

Síntomas del colon irritable

La mayoría de las personas que padecen esta enfermedad pueden presentar todos o solo alguno de los síntomas del colon irritable de manera leve, aunque hay una parte de la población que presenta signos graves. El Síndrome del intestino irritable, denominado a veces (aunque no correctamente) colitis mucosa, colon espástico o colitis nerviosa es un cuadro crónico gastrointestinal que se manifiesta a través de estos síntomas:

Dolor abdominal, principal síntoma

 

El dolor abdominal es el síntoma más común del Síndrome del intestino irritable. La localización de estas molestias abdominales puede ser variable y mostrarse con diferentes intensidades, y suelen reducirse o desparecer por completo después de ir al baño.

Este tipo dolor intestinal que acompaña al colon irritable en muchas ocasiones está relacionado con comidas copiosa o con la ingesta de algún alimento que la persona afectada no tolera bien.

Es importante seguir una dieta adecuada para evitar este malestar que acompaña a la irritación del colon.

Alteraciones del ritmo intestinal

Estos cambios de los hábitos intestinales se manifiestan mediante episodios de estreñimiento o de diarrea. También pueden darse ambas.

  • La diarrea, un síntoma del colon irritable muy difícil de controlar

Las personas que la sufran tendrán heces sueltas muy a menudo. Lo más molesto de la diarrea es la necesidad urgente de ir al baño, lo cual puede ser difícil de controlar. Tras defecar puede que las molestias abdominales desaparezcan o que quede la sensación de una evacuación incompleta. Una dieta sana y cuidadosa es elemental para disminuir este síntoma que acompaña a la inflamación intestinal.

  • El estreñimiento, otro signo del Síndrome del intestino irritable

La otra cara de la moneda del colon irritable. Si la padece, tendrá dificultades a la hora de defecar y deposiciones mucho menos frecuentes. Este síntoma, además, puede ir acompañado de cólicos. Las deposiciones serán mínimas o nulas y puede que debido al esfuerzo se manifieste también sangrado rectal.

Exceso de gases e hinchazón abdominal

 

Los gases son algo normal y fisiológico, pero en las personas con esta enfermedad del intestino son abundantes y pueden ir acompañados de dolores de tripa y de hinchazón abdominal.

Comer demasiado rápido sin masticar bien, ingerir alimentos ricos en fibras, bebidas gaseosas , o algunos antibióticos,  son algunas de las causas que empeoran este síntoma del colon irritable.

Otros síntomas del colon irritable

 

Hay muchos más signos que acompañan al colon irritado: naúseas, vómitos, ardor, mucosidad en las heces, llenura, cansancio, migrañas, alteraciones del sueño, anemia, pérdida de peso… 

¿Cuáles son las causas del colon irritable?

Hoy por hoy no se conoce una causa concreta que provoque este problema intestinal, pero hay una serie de elementos que parecen estar relacionados.

El funcionamiento intestinal 

Las paredes de nuestro intestino están formadas por capas de músculo que se contraen mientras los alimentos pasan por el tubo digestivo. Si las contracciones son más fuertes y duran más de lo normal pueden provocar síntomas como gases, hinchazón y diarrea.  Por otro lado,  si  son débiles, pueden ralentizar el paso de los alimentos y provocar que las deposiciones sean más duras y den lugar a estreñimiento.

Factores psicológicos

No podemos dejar de lado las causas psicológicas del colon irritable. El intestino y el cerebro conectan mediante señales  nerviosas que afectan al funcionamiento del intestino. En momentos de estrés, nerviosismo, ansiedad…  los intestinos pueden volverse más sensibles, lo que hace que se contraigan más.

Infecciones fuertes

El síndrome del intestino irritable puede aparecer después de una gastroenteritis de carácter grave causada por una bacteria o por un virus. También puede estar asociado con un aumento excesivo de bacterias en el intestino.

Alteraciones en la microflora intestinal 

La flora intestinal beneficiosa es un conjunto de microorganismos buenos que habitan en el intestino y que cumplen un importante papel en la salud. La microflora de las personas que padecen este cuadro crónico puede variar en relación con la de las personas sanas.

Los probióticos y los prebióticos nos ayudarán a la hora de aliviar las molestias que se produzcan por estas alteraciones. Los probióticos se utilizan para muchas afecciones: Helicobacter Pylory, candidiasis, halitosis…

Hay muchísimos tipos pero no todos sirven para esta patología. Las cepas que nos beneficiarán en nuestro caso son tres: Bifidobacterium infantis, Sacchromyces boulardii y Lactobacillus plantarum.

Otras causas del colon irritable son los factores genéticos, las alteraciones de las hormonas…

Tratamiento del colon irritable

Como ya hemos comentado anteriormente, además de tener un diagnóstico complicado, no existe ningún tratamiento concreto para el colon inflamado. Al tratarse de una enfermedad que se manifiesta por brotes y diferentes síntomas, el tratamiento del colon irritable adecuado es el que intentará aliviar las molestias que provoca a cada persona. Por eso, no podemos dejarnos guiar por lo que nos diga la gente que lo sufra y tendremos que centrarnos individualmente en cada uno de los síntomas que se padecen con ayuda de nuestro médico: molestias abdominales, gases, alteraciones en las heces…

Tratamiento mediante hábitos saludables

No hay un remedio único para el síndrome del intestino irritable que sirva para todos los pacientes, pero si hay una cosa útil para todos los que lo padecen es tener buenos hábitos en el día a día. La nutrición es un aspecto elemental a la hora de convivir con esta enfermedad.

Los pacientes deben probar cambios en los hábitos alimenticios, intentar averiguar que alimentos les producen malestar para descartarlos de su dieta, y evitar el abuso de alimentos y bebidas que pueden provocar que comiencen los brotes: productos lácteos, alimentos grasos, picantes, el abuso de hidratos de carbono… No se trata de excluir alimentos, si no de controlarlos. Es recomendable también hacer cinco comidas al día con cantidades más pequeñas en cada una de ellas, y tomarnos nuestro tiempo en masticar bien.

No nos olvidemos de  los tres grandes clásicos que los médicos siempre aconsejan evitar: cafeína, alcohol y tabaco.

Te recomendamos que visites nuestro apartado de dietas para el colon irritable, en el que encontrarás consejos alimenticios genéricos y otros específicos para diarrea o estreñimiento.

Otros hábitos saludables muy importantes son realizar actividad física (beneficioso para el sistema nervioso central) y dormir bien.

Medicamentos para el colon irritable

El tratamiento del colon irritable mediante fármacos se hará de manera individual para cada síntoma.  No hay un solo medicamento que mejore todas las molestias que padecemos.

Espasmolíticos o antiespasmódicos, son medicamentos que previenen los espasmos del músculo liso del intestino.  Se utilizan para tratar el dolor abdominal.

Laxantes y suplementos de fibra, se utilizan en los casos con predominio de estreñimiento. Son útiles aunque con limitaciones.

Antidiarréicos, el fármaco más conocido es Loperamida, que disminuye los líquidos y electrolitos de los intestinos y su movimiento, para que el número de evacuaciones sea mucho menor.

Antiflatulentos y menta piperita, para reducir los gases y la distensión abdominal que los acompaña.

Antidepresivos,  en dosis bajas.  Los medicamentos antidepresivos de tipo tricíclicos y los inhibidores de la recaptación de serotonina son recetados en muchas ocasiones para el dolor abdominal grave ya que  la serotonina influye en algunas actividades del aparato digestivo.

Algunos probióticos (Lactobacilos,Saccharomyces boulardii y Bifidobacterias): Los probióticos son las bacterias “buenas”, que reequilibran la flora intestinal y reducen el malestar digestivo. También tienen efecto sobre el sistema neervioso. Los probióticos son eficaces para aliviar el dolor y la distensión abdominal y son beneficiosos para episodios diarreicos. De hecho, los médicos muchas veces los recetan a la par que algunos antibióticos para evitar la diarrea que estos producen.

Una de las cepas de Bifidobacterias muy popular actualmente es la B. Bifidum MimBb75. Tiene muy bueno resultados y ya hemos hablado de ella en una de nuestras reseñas. Si estás interesado infórmate de estas ofertas para comprar cápsulas de Kijimea.

Prebióticos, sustancias químicas que ayudan al desarrollo de las bacterias probióticas.

Simbióticos, combinación de probióticos y prebióticos.

Tratamiento del colon irritado desde la psicología clínica

En el Tratamiento del Colon Irritable los aspectos psicológicos juegan también un papel muy importante. Recordemos que el cerebro e intestino se coordinan para un buen funcionamiento. El estrés, la ansiedad, los nervios y otros factores emocionales influyen mucho en los síntomas provocados por el Síndrome del intestino irritable (SII).

Otros tratamientos para el intestino inflamado

Existen remedios naturales que pueden ayudar a algunas personas a aliviar los síntomas, la hipnoterapia, la acupuntura… No descartes ninguna y pide consejo a médicos y a profesionales.

Dieta para el colon irritable: Qué comer
 

Aquí os dejo una serie de pautas para seguir una buena dieta para el Síndrome del intestino irritable. Estos consejos son a nivel genérico, sea cual sea el síntoma por el que te veas afectado. Si quieres consejos más específicos, consulta nuestra dieta para el estreñimiento, dieta para la diarrea y la dieta Fodmap.

Alimentos prohibidos en mi dieta para el colon irritable

 
  • Evitar fritos y guisos y optar por comidas a la plancha, horno y vapor.
    Consumir menos cantidades de fibra insoluble (salvado de trigo, alimentos integrales) y sustituirla por fibra soluble.
  • Evitar alimentos grasos
  • Disminuir el consumo de azúcares y edulcorantes. La fructosa,  por ejemplo, es un azúcar que se encuentra en las frutas y a veces no absorbemos correctamente. ¿Que consecuencias tendrá que nuestro cuerpo no absorba bien los azúcares? Pues principalmente dolor abdominal y gases.
  • Dí no a las especias picantes y a otros condimentos como ketchup, salsa barbacoa…
  • Reducir o excluir la cafeína, el alcohol y a las bebidas gaseosas.
  • Controla el consumo de alimentos que pueden provocar intolerancias: la leche y otros lácteos, los cítricos, el gluten, el chocolate…
  • ¡Precaución con el ajo y la cebolla! Lo sé, es imposible imaginarse una dieta sin estos dos alimentos pero la realidad es que no son los mejores amigos de nuestro sistema digestivo.
  • Ten cuidado con la avena, contiene unas proteínas parecidas al gluten que pueden causar molestias intestinales a algunas personas.
  • Las alubias, garbanzos y lentejas, son difíciles de digerir hasta para quienes tienen un intestino de hierro. Presta atención a como tu cuerpo responde a ellas.
  • Verduras crudas, ¡cuécelas!

Recuerda: Una dieta sana es una dieta equilibrada, nuestro cuerpo necesita proteínas, hidratos y grasas para estar sano, ¡no excluyas ninguno de tu alimentación!

Alimentos buenos para el Síndrome del intestino irritable

Tranquilo/a, en la dieta recomendable para el colon irritable hay algunos alimentos que podemos comernos sin preocuparnos como la carne pollo o de pavo, pescados, arroz integral (contiene fibra soluble, la que nos interesa), cúrcuma, alcachofas, aceites esenciales de menta, aloe vera,  té verde y el zumo de limón.

Y no lo olvides, ¡bebe mucha agua!: dos litros de agua al día garantizan una buena hidratación si padeces de diarrea y también servirá para combatir el estreñimiento.

Artículos informativos de productos naturales



Síntomas del colon irritable en mujeres

Los síntomas del Síndrome del intestino irritable afectan más a mujeres que a hombres. Algunos mecanismos fisiopatológicos, como el exceso de estrés (muy común en las mujeres) producen alteraciones en el ritmo intestinal. La mucosa intestinal responde peor en estos casos, lo que puede llegar a favorecer la inflamación. Aunque no se conocen las causas exactas, el estado emocional está muy relacionado con la inflamación intestinal.

La revista especializada Gastroenterology, reconoce la existencia de una predisposición genética en la mujer a presentar esta dolencia y la influencia de las hormonas sexuales.

Los síntomas del colon irritable son prácticamente idénticos en hombres que en mujeres, pero es más común que las mujeres que sufren dismenorrea (reglas dolorosas) lo padezcan, debido a las contracciones producidas en los úteros. He ahí una pequeña parte de la relación de las hormonas con los síntomas de la inflamación del colon en mujeres.

 

Mujer tumbada con colon irritable
Vota este producto
Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola